Un Pueblo que asesina no es mágico

En San Cristóbal de Las Casas nos están asesinando”, fue una de las consignas que se escucharon durante la marcha que recorrió las calles del centro, del considerado “pueblo mágico el pasado 31 de mayo. 
Mujeres, hombres, colectivas, organizaciones sociales y de la sociedad civil, ciudadanía en general; con pancartas, consignas y una batucada recorrieron la ciudad.
El objetivo fue llamar la atención, irrumpiendo en la realidad de consumo y  relajación turística que se vive en el centro de la ciudad. 
La marcha partió de la plaza de la iglesia de Guadalupe y fue recorriendo las calles que  llevan al andador de Guadalupe, uno de los tres andadores turísticos, para llegar  a la plaza de la catedral o de la resistencia, en donde se dio lectura a un comunicado, minutos después continuó el recorrido rumbo a la colonia la isla, lugar donde, el 24 de abril, fue hallado el cuerpo de una mujer con signos de tortura, y que hasta la fecha no ha sido identificada. 
En lo que va del año se han registrado dos feminicidios en San Cristóbal de Las Casas, este del 24 de abril y otro más el 9 de mayo en la Colonia La Nueva Maravilla, donde María de los Ángeles, adolescente de 14 años, fue asesinada. 
Durante la movilización se veían diversas expresiones gráficas y culturales, la música fue una gran acompañante, batucada, cantos de sanación para fortalecerse como mujeres. De igual forma, en los dos puntos de la movilización (La Plaza de la Resistencia y la Isla) se colocaron ofrendas recordando a todas las compañeras, hermanas que nos ha arrebatado el machismo feminicida. 
Entre lxs asistentes se notaba una gran diversidad, tanto, personas originarias de Chiapas, de México y diferentes países quienes recorrieron las calles para denunciar y gritar: ¡YA BASTA DE FEMINICIDIOS!!
Al pasar las calles se veían diferentes mujeres sonriendo, gritando y levantando el puño en solidaridad hacia las mujeres que formaban parte de los contingentes y es que en los últimos meses muchas mujeres han tomado la voz para gritar y denunciar la violencia que nos lastima y nos asesina.
En el 2016 se emitió una alerta de violencia de género en varios municipios de Chiapas, entre ellos San Cristóbal de Las Casas, Tuxtla, Comitán, Tonalá, entre otros; en estos lugares ocurren un gran número de agresiones hacia las mujeres, por el simple hecho de su género. En lo que va del 2018 han ocurrido 14 muertes violentas de mujeres, reportó el Observerio Feminista Contra la Violencia a las Mujeres; por su parte, la Campaña Popular contra la violencia hacia las mujeres y el feminicidio en Chiapas registró 9 feminicidios en el estado de enero a la fecha. Aunque la alerta se emitió hace dos años, ésta sólo ha proporcionado patrullas rosas, capacitaciones mediocres a funcionarios y otros pocos esfuerzos como una rodada contra la violencia el 8 de marzo en Tonalá, uno de los municipios con mayor número de feminicidios. 
Ante este negro panorama, las mujeres gritamos que, ante la violencia machista, nosotras nos organizamos, no olvidamos y nombramos a nuestras hermanas mujeres.
¡No olvidamos!
¡Nosotras las nombramos!
¡Ni un feminicidio más!
¡Ni una asesinada más!,
¡Por qué vivas se las llevaron, vivas nos queremos!

Nota y fotografías tomadas desde Radio Zapote: Un pueblo que asesina no es magico
Anuncios

“Denunciamos a la UNAM y al Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental (CIGA) campus Morelia por violencia de género y encubrimiento de los agresores”

27 de marzo del 2018.

A LA OPINIÓN PÚBLICA
A LA UNAM Y SU CENTRO DE INVESTIGACIONES EN GEOGRAFÍA AMBIENTAL, CAMPUS MORELIA.

 

En los últimos meses se han hecho públicos diversos casos de acoso sexual hacia las mujeres en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del grave actuar de la institución al bloquear los procesos de justicia y no atender a las represalias que se ejercen contra quienes se han atrevido a denunciar dichos atropellos.

En este contexto, nuestra compañera Sol Pérez Jiménez, integrante del colectivo Geocomunes, de nuestra Red, y académica comprometida con la investigación del destructivo modelo minero, ha denunciado las múltiples violencias de género que ha vivido dentro de esta institución, en el Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental (CIGA) campus Morelia.[1]

Ante la omisión de la UNAM al respecto y la indignación por la falta de atención a éste caso de violencia machista y el encubrimiento que implica, denunciamos al Dr. Pedro Urquijo Torres, adscrito a dicho Centro, por atacar a la compañera Sol durante una práctica de campo en el año 2015, causándole graves daños a sus salud física y psicológica. Sabemos que dicho sujeto no sólo agredió a la compañera físicamente, sino que ha tratado de desacreditarla en múltiples ocasiones.

Desde la REMA, denunciamos de manera enérgica este acto de violencia hacia nuestra compañera y también todas las agresiones que viven las mujeres de parte de académicos que se aprovechan de su labor de docentes para abusar de ellas en estos espacios.

La violencia hacia las mujeres es generalizada; se les somete de manera reiterada a agresiones físicas y psicológicas a lo largo de su vida: al estudiar, al laborar, en la calle, en la familia; viven con las constantes actitudes de ejercicio de poder que intentan decidir sobre su cuerpo, su sexualidad, su educación y su trabajo. Esta violencia es ignorada, encubierta y hasta fomentada por otros académicos e incluso por estudiantes.

Este es el caso de nuestra compañera Sol Pérez, quien después de ser agredida por el Dr. Urquijo Torres también ha vivido amenazas psicológicas de parte del académico Dr. Claudio Garibay Orozco, quien hizo uso de su poder, aprovechándose de su posición jerárquica, para prohibirle que difundiera una base de datos sobre conflictos mineros elaborada por ella.

Esas agresiones y amenazas fueron a su vez conocidas por el Dr. Antonio Vieyra, Director del Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental (CIGA), quien no sólo ha decidido ignorar la situación, sino que aceptó que nuestra compañera cambiara de sede y tutor a condición de no mencionar esas agresiones en su carta de motivos hacia el Comité Académico y que solo hiciera mención a “motivos personales” sin especificar, cuando el origen principal de dicho cambio de sede es precisamente la serie de agresiones referidas.

Aunque Sol Pérez ha hecho diferentes denuncias, solo ha recibido las cotidianas “respuestas” de una sociedad patriarcal en su misma sede de trabajo, aduciendo sin fundamento alguno que “se ha imaginado cosas”, que “también ella coqueteaba”, que “fue sin querer”, poniendo en duda las declaraciones de nuestra compañera en razón del hoy cuestionable “mérito académico” del agresor, Dr. Urquijo Torres. La respuesta a su denuncia ha sido, en síntesis, de franca complicidad, lo que incrementa el agravio.

El testimonio de la compañera evidencia las graves actitudes machistas de parte de la instancia académica referida y de parte de toda la institución a que se adscribe, así como las graves deficiencias que existen en la legislación universitaria para sancionar los temas de violencia de género al interior de la universidad. Los directivos de los centros académicos o de investigación debieran, por el respeto irrestricto a la integridad de todo su personal, impulsar las medidas de sanción ejemplar a los agresores de todo nivel. Sin embargo, en razón de velar las relaciones de amistad y de intereses académicos que pueden existir entre directores e investigadores acusados de agresión, muchas veces las denuncias son ignoradas e invalidadas.

Desde la REMA, repudiamos a los académicos agresores de las mujeres y hacemos fuerte la exigencia de responsabilizar y sancionar el acoso, hostigamiento, y todo tipo de violencia física y psicológica cometida a ellas. La defensa del territorio en nuestro país y la lucha contra el despojo requiere de la colaboración de diferentes sectores de la sociedad: medios de comunicación, organizaciones de base, y academia, entre otros. Sin embargo, esa defensa no puede articularse si esta sociedad continúa reproduciendo la violencia de género hacia las mujeres: para nuestra Red es lamentable que la referida universidad y sus instancias correspondientes no respondan a las denuncias hechas por las alumnas, especialmente el Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental (CIGA) donde laboran los investigadores denunciados por nuestra compañera. Exigimos justicia para nuestra compañera Sol Pérez y para todas las otras mujeres víctimas de agresiones de género en la UNAM, y en nuestra sociedad en general.

También exigimos que el Dr. Urquijo Torres sea juzgado y castigado en función de los hechos presentados y no encubierto por su mérito académico. Nos preocupa que esta persona pueda seguir ejerciendo su profesión laboral sin problema, exponiendo a otras alumnas a sus conductas y agresiones machistas. Para terminar exigimos que el Dr. Antonio Vieyra deje de actuar en función de intereses académicos o amistosos, respaldando a un agresor por su labor académica, y que actúe en función de las responsabilidades que tiene como director de una institución pública a cargo de la seguridad de todas las personas que la frecuentan.

Convocamos a la comunidad estudiantil y profesional y a redes nacionales e internacionales con las que trabajamos a difundir este comunicado. Es importante apoyar a las compañeras que se atreven a denunciar este tipo de agresiones y que se sepa que los agresores machistas a los cuales las mujeres se enfrentan a lo largo de su vida, también están en las aulas

 

¡Basta de las conductas y agresiones machistas dentro de la UNAM!

¡La UNAM debe respaldar a las víctimas y no a sus agresores!

RED MEXICANA DE AFECTADOS POR LA MINERÍA (REMA)

 

[1] Ver testimonio completo: https://www.reporteindigo.com/reporte/reprueba-unam-en-acososexual-seguimiento-denuncias-violencia-genero-represalias-mujeres-maestros/

 

Descarga el comunicado de REMA en pdf

Página del REMA: https://bit.ly/2GCJnI4

 

Foto: Cimac Noticias

 

Carta Pública a la Secretaría de Educación de Chiapas

Carta Pública

Maestro Ricardo Antonio Aguilar Gordillo

Secretario de Educación del Estado de Chiapas

San Cristóbal de las Casas, Chiapas, 16 de marzo de 2016

Señor Secretario,

 El pasado lunes 14 de marzo en la Escuela Secundaria Técnica #80, con sede en la ciudad de San Cristóbal de las Casas, se llevó a cabo un concurso “de belleza” denominado REY y REINA E.S.T. 80 en el que las alumnas y alumnos tienen la obligación de vender boletos para recaudar fondos para la escuela.

Como Campaña popular contra la Violencia hacia las Mujeres y el Feminicidio en Chiapas y como Red por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia en Chiapas manifestamos nuestra preocupación frente esta práctica común en todos los niveles educativos, desde secundaria hasta la universidad, tanto en escuelas públicas como privadas, sin que ninguna autoridad se pronuncie al respecto.

Los “concursos de belleza” promueven estereotipos y roles sexistas que contribuyen a arraigar prácticas de violencia contra las mujeres y contravienen el Derecho a la igualdad sustantiva establecido en la Ley de los derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Chiapas que exige la eliminación de costumbres, tradiciones, prejuicios, roles y estereotipos sexistas o de cualquier otra índole que estén basadas en la idea de inferioridad.

También, este tipo de prácticas vulneran el derecho de acceso a una vida libre de violencia y a la integridad personal porque se incurre en la explotación sexual infantil con o sin fines comerciales. La escuela Secundaria, y cualquier otra entidad educativa, al organizar concursos de este tipo se beneficia económicamente de la exhibición de las y los adolescentes incurriendo en delitos graves que pueden llegar a la explotación sexual entendida como “todo tipo de actividad en que una persona usa el cuerpo de un niño, niña o adolescente para sacar ventaja o provecho de carácter sexual, basándose en una relación de poder” (UNICEF).

Los concursos como “REY y REINA E.S.T. 80” están tipificados como violencia psicológica, sexual y comunitaria en múltiples marcos legales en el mundo al tomar como principios los tratados internacionales de CEDAW, Beijing 95 y Belém do Pará. Los concursos de belleza de niñas y jóvenes están a la par que la ablación genital y son violencia de género contra las mujeres  porque les imposibilitan vivir una vida plena. Además, estas prácticas fortalecen la construcción de imaginarios, símbolos y prácticas de violencia contra las mujeres, mostrando sus cuerpos como objetos a los que se puede dañar, vender o matar y en ese sentido contribuyen a arraigar prácticas de violencia feminicida que puede llevar a los asesinatos de mujeres.

La Secretaría de Educación del estado de Chiapas, al promover y permitir que en los centros educativos se desarrollen este tipo de actividades, se convierte en cómplice y reproductor de la violencia contra las mujeres.

En este sentido, la Campaña Popular Contra la Violencia Hacia las Mujeres y el Feminicidio en Chiapas, y la Red por los Derechos de la Infancia y Adolescencia en Chiapas, le exhortamos a hacer un llamado a todas las instituciones educativas para eliminar y prohibir este tipo de prácticas y para que en su lugar promuevan acciones educativas que sean respetuosas de los derechos de la infancia y los derechos de las mujeres y contribuyan a construir espacios de participación y entornos libres de violencia.

ATENTAMENTE

Campaña Popular contra la Violencia hacia las Mujeres y el Feminicidio en Chiapas y Red por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia en Chiapas

Mujeres y hombres de la regiones, norte, altos, sierra frontera, Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas (CDMCH), Brigada Feminista por la Autonomía, Casa Cereza, Casa de la Mujer de Palenque, Casa Gandhi, Centro de Atención a la Violencia Intrafamiliar (CAVIF), Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba), Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdoba, Centro de Investigación y Acción para la Mujer Latinoamericana (CIAM), COLEM Grupo de Mujeres de San Cristóbal, El Paliacate Espacio Cultural, Formación y Capacitación (FOCA), Grupo de Mujeres de San Cristóbal de las Casas COLEM, Melel Xojobal, Promedios De Comunicación Comunitaria, Red de Mujeres Chiapanecas contra la violencia hacia las mujeres, Red Mesoamericana Mujer Salud y Migración, Save the Children, Semilla del Sur, Skolta’el Yu’un Jlumaltic, A. C. (SYJAC), Alianza Global Pediátrica, Estudiantes, fotógrafos, artistas, músic@s, medios libres y personas en lo individual; Organizaciones de la Sociedad Civil pertenecientes a la Red por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia en Chiapas (REDIAS): Aldeas Infantiles SOS México en Chiapas, Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova A.C., Alianza por la Salud, Alimentación y Nutrición en Chiapas (ASAN), Chantik Taj Tajinkutik A.C., Desarrollo Educativo Sueniños A.C., Melel Xojobal A.C., Visión Mundial Chiapas, Voces Mesoamericanas. Acción con Pueblos Migrantes A.C.

imagen

REDIAS LOGO FINAL- COLOR

Pronunciamiento ¡8 de marzo, nada que celebrar y mucho que denunciar!

 

En nuestras cosmovisiones somos seres surgidos de la tierra, el agua y el maíz.
De los ríos somos custodias ancestrales…….

“¡Despertemos humanidad, no hay tiempo! nuestras conciencias serán sacudidas por el hecho de solo estar contemplando la autodestrucción basada en la depredación capitalista, racista y patriarcal”

Berta Cáceres

Pronunciamiento

¡8 de marzo, nada que celebrar y mucho que denunciar!

Hoy 8 de marzo del 2016, las mujeres nos convocamos una vez más para denunciar las graves violaciones que hemos sufrido y seguimos sufriendo por el simple hecho de nacer mujeres.

Si bien es cierto que hemos tenido triunfos, avances y logros individuales y colectivos, las mujeres tenemos presente que son muchas las razones por las que debemos continuar en la batalla en contra de este sistema patriarcal, ya que este tipo de relaciones continúan y están presentes todos los días en los diferentes ámbitos de nuestra vida.

Hoy nos llena de coraje y tristeza el vil asesinato Berta Cáceres, feminista y lucha por la defensa de la tierra popular de la etnia Lenca, Co-Fundadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) en el año 1993 y que desde ese año denunció y combatió incansablemente la construcción de represas hidroeléctricas y mineras que amenazan los recursos naturales de su pueblo y de otros pueblos, y otras compañeras que en México y en Chiapas son asesinadas.

Berta hermana y amiga de lucha que como tú como yo, tenía sueños de libertad, de justicia, de la construcción de una sociedad justa y sin discriminaciones, y su destacada participación alcanzó niveles de beligerancia nacional e internacionalmente que se convirtió en un peligro para este sistema depredador de muerte y destrucción y este 3 de marzo su vida fue arrebatada.

Pero este sistema no entiende que por cada mujer luchadora que caiga, mil semillas crecerán, pues sus ideas y su ejemplo, su acción en esta vida, son las que nos guían a seguir luchando por la justicia y la igualdad y para eliminar la discriminación que hoy en día se ejerce sobre las personas por pertenecer a una clase, a una etnia o por tener determinada preferencia sexual. Queremos y necesitamos que cada espacio de nuestro caminar sea un lugar donde construir mejores relaciones humanas, con solidaridad, reciprocidad, con justicia y libertad.

En nuestro país, en donde existe la cultura machista y misógina, a muchas mujeres y a compañeras luchadoras sociales, se les ha quitado la vida; las amenazan o las meten a la cárcel…a ellas las recordamos este día y reivindicamos su lucha la cual continuaremos desde nuestra decisión y accionar día a día en contra de la reproducción de este sistema patriarcal de muerte.

Denunciamos públicamente el despido injustificado de las compañeras Dulce Ángela López, Margarita Guadalupe Zabaleta Catillo, Dolores Patricia Castellanos Zavala, Julio Cesar Méndez Sánchez, Antonia Hernández Girón y Anita del Carmen Díaz Villafuerte, por la Secretaria para el Desarrollo Sustentable de los Pueblos Indígenas, en la Ciudad de San Cristóbal de Las Casas; asimismo de las abogadas y Psicólogas del Programa de Apoyo a las Instancias de Mujeres en las Entidades Federativas (PAIMEF) por la Secretaria de Empoderamiento de la Mujer y Diputada Federal Sasil de León. Asimismo denunciamos la agresión de Ricardo Padilla Castillo de la organización Veritas contra nuestra compañera, activista y defensora de los derechos humanos, Mercedes Ozuna.

Estamos nosotras, aquí en Chiapas, en México solidarizándonos con las mujeres que han y hemos sido violentadas, porque no nos vamos a esconder, porque no nos vamos a someter, ni nos vamos a dejar matar. Altivas y erguidas vamos a seguir luchando por la Vida porque es aquí donde queremos construir la vida que queremos, que no es cualquier vida, queremos una vida que nos permita caminar seguras por donde queramos y en las condiciones que queramos, necesitamos seguir aunando nuestras luchas pues todas conducen al mismo lugar, a la construcción de una Vida Digna para todas y todos.

El imperialismo a través de sus instituciones ha marcado fronteras en nuestra Madre Tierra, ha dividido nuestro mundo, ha dividido nuestros pueblos, ha creado guerras que únicamente benefician a los poderosos. Las empresas, los gobiernos, los ricos del mundo quieren seguir asfixiándonos, empobreciéndonos, desapareciéndonos, desalojándonos, desterrándonos de nuestra tierra, de nuestros territorios, de nuestros cuerpos. Ahora nosotras decimos ¡BASTA!…

Le decimos al gobierno de Chiapas:

  • No queremos más violencia hacia las mujeres
  • No queremos más feminicidios
  • No queremos más violencia hacia la naturaleza y sus recursos
  • No necesitamos ni queremos que se instalen sus megaproyectos de destrucción masiva como las hidroeléctricas que nos desalojan y despojan de lo poco que tenemos
  • No queremos sus mineras que contaminan la tierra el aire y las aguas
  • No queremos sus proyectos ecoturísticos que nos despojan de nuestras tierras.
  • No queremos eso que ustedes llaman desarrollo y progreso.

Pues todo eso solo nos ha significado violencia y destrucción, porque son los pueblos originarios y especialmente a las mujeres a las que les llega la peor parte de este su “desarrollo”; porque en las ciudades somos las mujeres las que tenemos que lidiar cada día para tener alimentación y salud suficiente para nuestra familia; porque somos nosotras las que sostenemos a las familias, a la ciudad, al estado, al país, al mundo; porque aún recae solo en nosotras el cuidado de todxs en la vida cotidiana.

Compañeras, la lucha está y sigue y la única manera de que este camino sea construido es organizándonos, organizándonos, organizándonos y, aunando las distintas luchas en que nos integramos en nuestro barrio, colonia, ciudad o donde optemos por estar. Somos las que somos, seguiremos sin claudicar, ni vendernos ni rendirnos hasta ver cumplidos nuestros sueños de vivir felices en un mundo justo para lxs humanxs y en armonía con las otras especies y el entorno que nos sostiene.

No olvidamos a las precursoras de las batallas por los derechos de las mujeres como Clara Zetkin, Rosa Luxemburgo, a las 146 mujeres trabajadoras de la fábrica textil Cotton de Nueva York que el 8 de marzo de 1908 murieron calcinadas en un incendio provocado por las bombas incendiarías que les lanzaron cuando protestaban por los bajos salarios y las infames condiciones de trabajo que padecían, también recordamos a compañeras que igualmente dieron su vida defendiendo la vida y a la madre tierra como Betty Cariño, Comandanta Ramona, CARIÑO, Maricela Escobedo, Norma Daniela, Betina Silvia y otras compañeras de Kinal… y muchas más, rendimos homenaje a todas aquellas mujeres de quienes no conocemos sus nombres, víctimas de feminicidio en México o y alrededor del mundo.

Exigimos justicia para las casi cuatrocientas mujeres que han muerto en forma violenta desde que inició el gobierno de Manuel Velasco Coello, quien con sus cómplices es responsable de los feminicidos en Chiapas por desviar y mal gastar el dinero para atender y declarar la Alerta de Violencia de Género solicitada el 25 de noviembre del 2013. En este 2016, once feminicidios se suman a las 28 mujeres asesinadas en el 2015 que representaron un aumento de casi el doble respecto a lo reportado en 2014.

¡No más feminicidios ni violencias hacia las mujeres de este país, de nuestro continente ni del mundo!

¡Fuerza, dignidad y alegría para todas!

CAMPAÑA CONTRA LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES

Y EL FEMINICIDIO EN CHIAPAS

Denunciamos la agresión de Ricardo Padilla Castillo contra nuestra compañera Mercedes Osuna

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas a 17 de febrero de 2016

A la Conferencia del Episcopado Mexicano
A la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas
A Mater Unitatis- Veritas Medios Global A.C
A los organismos de derechos humanos, nacionales e internacionales
Al Gobernador del Estado de Chiapas
Al H. Ayuntamiento de San Cristóbal de Las Casas
A los medios de comunicación
A la sociedad civil en general

Las organizaciones y personas integrantes de la Campaña Popular contra la Violencia y el Feminicidio en Chiapas y el Consejo Ciudadano de San Cristóbal de las Casas denunciamos públicamente la agresión de Ricardo Padilla Castillo contra nuestra compañera, activista y defensora de los derechos humanos, Mercedes Osuna.
El día de ayer, martes 16 de febrero, Mercedes fue agredida dentro de la tienda de artesanías “El Encuentro”, propiedad de su madre, en el andador Guadalupano de esta ciudad por un hombre desconocido que después fue identificado como Ricardo Padilla Castillo, director de Veritas Medios Global A.C., organización de Mater Unitatis. (Ver video)
Nuestra compañera relata que “alrededor de las 4 de la tarde se presentaron un hombre y dos mujeres en la tienda de artesanías. El hombre que vestía un chaleco de color caqui con el logotipo “VERITAS” (radio de corte Católica) entró al negocio muy agresivo gritando “estoy hasta la madre”; por lo cual comencé a video-grabarlo con mi celular y entonces se me abalanza, tomándome del cabello jalándome del mismo con el fin de tirarme al suelo, además de proporcionarme diversos golpes en mi anatomía y en determinado momento me arrebató el celular. Me agarró las manos y me las dobló para someterme y lastimarme. A mi madre, una mujer de más de 80 años, la empujó. Una de las mujeres que lo acompañaban gritaba “Ricardo, Ricardo” para tratar de mesurarlo. Mordí la muñeca del agresor para soltarme y defenderme pero en ese momento otra de las mujeres me sujetó mientras el hombre me metía los dedos en los ojos. Entonces mi madre hizo sonar la chicharra de alarma para llamar la atención de la policía y fue cuando tres hombres entraron a defendernos y al ver la presencia de más personas los agresores salieron de manera inmediata de la tienda”.
“Cuando llegó la policía municipal al lugar, argumentó que no podía detener al agresor y nos pidió que fuéramos a las oficinas de la Policía Municipal para levantar la denuncia e iniciar las diligencias.”
“Hasta después de poner mi denuncia ante el Ministerio Público por agresiones y amenazas supe el nombre del agresor”, el cual es Ricardo Padilla Castillo, director de Veritas Medios Global A.C., organización de Mater Unitatis que tiene relación con la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas y enarbola el precepto de “Amar hasta lograr la unidad”
Es oportuno destacar que una de las mujeres que acompañaban al agresor le manifestó a nuestra compañera Mercedes “Te va a cargar la chingada, ya que soy comadre de Anahí”,
Ante el temor de que Mercedes y su madre sean nuevamente agredidas hacemos responsable a Ricardo Padilla Castillo de cualquier otro acto de violencia en su contra.
Expresamos públicamente nuestro apoyo y solidaridad hacia nuestra compañera y esperamos que este hecho no quede en la impunidad ante la presunta relación que dicen tener los agresores con la esposa del Gobernador del Estado.
Exigimos castigo ejemplar al agresor en cuestión y hacemos un llamado a la sociedad civil para denunciar todas las formas de violencia contra las mujeres e invitamos a que en caso de que alguna otra persona haya sido agredida por Ricardo Padilla Castillo, lo denuncie para evitar que estos hechos se repitan.

Atentamente,

Organizaciones y personas integrantes de la Campaña Popular contra la Violencia y el Feminicidio en Chiapas y el Consejo Ciudadano de San Cristóbal de las Casas

Mujeres en defensa de la tierra y el territorio

A la sociedad civil
A los medios de comunicación
A los tres niveles de gobierno
Al congreso Nacional Indígena
A las y los adherentes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona
En el marco del Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres, cerca de 250 Mujeres y Hombres, reunidos los días 23, 24 y 25 de noviembre en el “Foro de Mujeres, Pueblos y Organizaciones en Defensa de la tierra y el territorio”, vemos con mucha preocupación que el gran capital está en guerra contra todos los pueblos del mundo porque quiere despojarnos de nuestra tierra y de nuestro territorio, para invertir en empresas mineras, aeropuertos, hoteles, carreteras, puertos, semillas transgénicas, monocultivos, hidroeléctricas, etc.
Este feroz ataque, tiene varias estrategias. Una de ellas impulsada a través de cambios en las políticas estatales para dar a los empresarios acceso ilimitado a los territorios indígenas y tener un campo sin campesinos. Así, en México se privatizó la tierra, la semilla, el agua, la luz, desapareció el subsidio para la familia campesina, y muchos de nuestros hijos, hijas, esposos, padres tienen que salir de la comunidad para trabajar en las grandes ciudades, pero las mujeres resistimos, luchamos porque nuestra palabra y decisión se respete, rompiendo las costumbres que nos excluye. Otra estrategia ha sido, generar conflictos entre los pueblos, para dividir la lucha y tener el control de los territorios. Pero la más peligrosa es haberle dado carta abierta al narcotráfico para convertir nuestro territorio en zona de fuego cruzado, con un saldo de cientos de muertos y desaparecidos. Por eso afirmamos que las empresas, el mal gobierno y el narco tienen el mismo fin: Apoderarse de los recursos de las comunidades, de nuestro patrimonio ancestral, de nuestros cuerpos, de nuestra vida y de nuestro futuro.
El asesinato de 3 jóvenes y la desaparición forzada de 43 más, todos estudiantes de la normal rural Isidro Burgos de Ayontzinapa, en el estado de Guerrero, también es violencia hacia las mujeres, que viene del Estado con la complicidad de los cárteles, porque ha provocado dolor a las madres, hermanas, tías y a todo el pueblo mexicano.
Nos llenamos de rabia e indignación al escuchar los testimonios de compañeras y compañeros que están siendo violentados por el Estado al resistir y defender su territorio frente a los grandes proyectos de infraestructura y de un supuesto desarrollo. Y junto con ellos y ellas denunciamos:

El despojo, impulsado por el gobierno de Chiapas para favorecer a ganaderos y dueños de aserraderos, del territorio de los Chimalapas, conflicto que ha sido disfrazado como un problema entre indígenas;

El despojo al Ejido de Aguacatenango de 1450 has. a través del Programa de Certificación de Derechos Ejidales (PROCEDE);

La afectación de tierras por el trazo de la Autopista San Cristóbal-Palenque en el ejido Los Llanos; así como las amenazas a autoridades ejidales por parte de integrantes del Ayuntamiento Municipal de San Cristóbal de Las Casas;

Las amenazas, mentiras y falsas promesas que autoridades municipales y del gobierno estatal y federal están realizando a ejidatarios de San Gerónimo y San Sebastián Bachajon para que acepten el trazo de la autopista San Cristóbal-Palenque;

La cooptación a autoridades ejidales y comunitarias para que aprueben proyectos extractivistas e hidroeléctricos como sucede en Chicomuselo;

Las afectaciones al medio ambiente y a la vida de las personas, incluso la muerte en los municipios de Nacajuca, Centla, Cardenas, Cunduacan y otros más, en el estado de Tabasco, a raíz de la explotación que lleva a cabo PEMEX que tiene invadido de pozos petroleros;

Las exploraciones realizadas por instancias del gobierno federal en el ejido Chulum Juárez, en el municipio de Tila, con la finalidad de determinar la existencia de minerales a explotar;

El otorgamiento de concesiones a mineras en los municipios de Istacamasitlan, Sautla, Libres y Cuetzalan, en el estado de Puebla, sin consultar a las comunidades afectadas, sin informar realmente sobre las implicaciones que la minería tiene para la vida de las personas y el medio ambiente;

La continuidad en el incremento de la violencia feminicida y los feminicidios en Chiapas; como muestra clara que el Estado no garantiza la vida de las mujeres.

El aumento de la criminalización, los asesinatos y desapariciones forzadas de hombres y mujeres que realizan acciones de protesta y resistencia ante un Estado que ha cedido la soberanía nacional al gran capital;

Las agresiones por parte del Estado de que son objeto las mujeres campesinas de Salitré, en el país de Costa Rica.

Por lo que ante este contexto de violencia:
Exigimos:

La presentación con vida de los 43 jóvenes de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos, de Ayotzinapa municipio de Tixtla, en el estado de Guerrero, que desde el 26 de septiembre fueron desaparecidos por el Estado;

Castigo a los responsables (policía y ejército) del asesinato de los tres estudiantes de la Normar Rural Isidro Burgos.

La cancelación definitiva del proyecto de la Autopista San Cristóbal-Palenque;

La cancelación definitiva de todos los permisos y concesiones otorgados a empresas mineras e hidroeléctricas, en Chiapas, Oaxaca y Puebla;

La salida de PEMEX del municipio de Centla, en el estado de Tabasco, así como la reparación del daño ambiental y la indemnización a las personas que han sido afectadas en su salud a raíz de la contaminación por la extracción de petróleo;

La libertad inmediata a los detenidos por las manifestaciones en apoyo a Ayotzinapa, el 20 de noviembre en el Distrito Federal;

Libertad inmediata a Mario Luna, integrante del Pueblo Yaqui en Sonora, detenido defender el derecho de los Yaquis al agua;

Se investigue y se conozcan las identidades de los cuerpos encontrados en diferentes fosas en el estado de Guerrero; así como también se castigue a los responsables de esas muertes;

Cesen los ataques a la comunidad de Xochicuahutla, estado de México, sede del festival de la resistencia, organizado por el Congreso Nacional Indígena, el EZLN y la Sexta.

No más violencia hacia las mujeres, no mas feminicidios,
Alerta de Violencia de Género para el Estado de Chiapas y otros Estados
El reconocimiento de la participación de las mujeres en la toma de decisiones en los espacios comunitarios y familiares
¡EL PUÑO DE LA MUJER ATENTA CONTRA EL PODER!
¡NO MAS VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES!
¡MUJERES EN LUCHANDO, POR TIERRA Y TERRITORIO!
¡PORQUE VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS!
¡FUERA PEÑA NIETO!

El Estado tiene una deuda pendiente ante los cientos de casos de mujeres desaparecidas y asesinadas en Chiapas.

20 Noviembre de 2014.

Boletín de prensa de la Campaña Popular contra la violencia hacia las mujeres y los feminicidos en Chiapas.

En el marco de la movilización nacional para exigir la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, la Campaña Popular contra la violencia hacia las mujeres y los feminicidos en Chiapas, se suma al reclamo de todas las madres, esposas, y hermanas de los 43 jóvenes por conocer la verdad, localizar a sus hijos y sancionar a los responsables de las desapariciones. Mujeres que también son víctimas de la violencia del Estado, de esa violencia feminicida que enmarca la vida de las mujeres y reproduce la discriminación.

Consideramos necesario recordarle al Estado que tiene una deuda pendiente ante los cientos de casos de mujeres desaparecidas y asesinadas. Que su deber es garantizarnos una vida libre de violencia en todos los ámbitos y espacios en los que desarrollemos nuestras actividades.

En Chiapas, como lo hemos venido denunciando, la violencia hacia las mujeres es un problema estructural y así lo demuestran los cientos de casos que hemos acompañado, en donde las mujeres son objeto de estigmatizaciones, prejuicios o bien actos de corrupción en sus procesos.

Muchas de estas denuncias tienen que ver con el despojo de la tierra a las mujeres, quienes son violentadas en su derecho a una vida diga al no tener seguridad en la vivienda, en la producción de alimentos para autoconsumo y en su participación política en todos los espacios de decisión. Hasta junio de 2012 el Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas había documentado más de cien casos de despojo a mujeres, siendo principalmente los agresores: el esposo, el suegro, los hermanos, o las autoridades de la comunidad. En todos estas denuncias el despojo se encuentra acompañado de violencia física, incluso con características de violencia feminicida, de la cual también son complices las instituciones del Estado que tienen como encargo prevenirla y sancionarla, como lo sucedió recientemente con el Presidente Municipal de Amatenango del Valle y su esposa quienes en complicidad con la Procuradora de la Familia y Adopciones de ese lugar, la Licenciada Albali Viridiana Vázquez Ruiz, desaparecieron evidencias de los golpes que presentaba una de las mujeres que acudió a pedir su apoyo debido a la relación de parentesco entre el edil municipal y el agresor. Omisiones que se repitieron ante la Licenciada Claricarmen Chandoqui Montaño Fiscal del Ministerio Público que conoció en un primer momento del caso.

Estos hechos que no son aislados ponen en evidencia que:

A las mujeres no se nos reconoce el trabajo de cuidado y sostenimiento de la familia.

  • La certificación individual de la tierra en ejidos y comunidades deja a las mujeres y sus hijos en un estado de vulnerabilidad tal que facilita el despojo de la tierra por parte de sus esposos, suegros, otros familiares o autoridades, a pesar de trabajarla, cooperar o cuidarla cuando los esposos migran.
  • No se otorgan órdenes de protección en el momento necesario para salvaguardar la integridad de las mujeres y sus hijos e hijas. Y las que se otorgan no son eficaces.
  • Se coloca a las mujeres en situación de riesgo, al imponerles que sean ella mismas quienes entreguen el citatorio al agresor.
  • La conciliación en casos de violencia, tal y como se esta implementando en San Cristóbal de Las Casas, específicamente en la Unidad de Investigación Integral y Justicia Restaurativa son claras muestras de violencia al dejar de observar la normatividad nacional e internacional que protege los derechos de las mujeres.
  • No se reconoce la violencia emocional que viven las mujeres la cual tiene graves daños colaterales y se considera como violencia exclusivamente la física y visible.
  • No credibilidad de la violencia y su valoración bajo prejuicios machistas.
  • Agresiones a las defensoras de derechos humanos que acompañamos estos casos a través de amenazas, denuncias, hostigamiento, burlas y señalamientos prejuiciosos y sexistas.

ALTO A LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

PORQUE VIVOS SE LOS LLEVARON VIVOS LOS QUEREMOS.

Rueda de prensa: Paremos la violencia hacia las mujeres

La Campaña Popular contra la Violencia hacia las Mujeres y el Feminicidio en Chiapas

Convoca a la rueda de prensa:

Paremos la violencia hacia las mujeres

En el marco del día Internacional de la Violencia contra las Mujeres y en solidaridad con las madres, hermanas, esposas, hijas, tías de los desaparecidos de Ayotzinapa.

Participan:

  • Alma Padilla García, del Centro de Derechos de la Mujer Chiapas, A.C
  • Claudia Vásquez Cruz, del Centro de Derechos de la Mujer Chiapas, A.C
  • Modera: Jennifer Haza Gutiérrez, de Melel Xojobal

El día 20 de noviembre de 2014, a las 11 hrs, en Tierra Adentro

Transmitida por: http://komanilel.org/

 

Foto: Juntemos nuestros esfuerzos, luchas y resistencias. Paremos la violencia hacia las mujeres. En Tierra Adentro, por empezar conferencia de prensa. Escucha por: http://komanilel.org/