El Estado tiene una deuda pendiente ante los cientos de casos de mujeres desaparecidas y asesinadas en Chiapas.

20 Noviembre de 2014.

Boletín de prensa de la Campaña Popular contra la violencia hacia las mujeres y los feminicidos en Chiapas.

En el marco de la movilización nacional para exigir la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, la Campaña Popular contra la violencia hacia las mujeres y los feminicidos en Chiapas, se suma al reclamo de todas las madres, esposas, y hermanas de los 43 jóvenes por conocer la verdad, localizar a sus hijos y sancionar a los responsables de las desapariciones. Mujeres que también son víctimas de la violencia del Estado, de esa violencia feminicida que enmarca la vida de las mujeres y reproduce la discriminación.

Consideramos necesario recordarle al Estado que tiene una deuda pendiente ante los cientos de casos de mujeres desaparecidas y asesinadas. Que su deber es garantizarnos una vida libre de violencia en todos los ámbitos y espacios en los que desarrollemos nuestras actividades.

En Chiapas, como lo hemos venido denunciando, la violencia hacia las mujeres es un problema estructural y así lo demuestran los cientos de casos que hemos acompañado, en donde las mujeres son objeto de estigmatizaciones, prejuicios o bien actos de corrupción en sus procesos.

Muchas de estas denuncias tienen que ver con el despojo de la tierra a las mujeres, quienes son violentadas en su derecho a una vida diga al no tener seguridad en la vivienda, en la producción de alimentos para autoconsumo y en su participación política en todos los espacios de decisión. Hasta junio de 2012 el Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas había documentado más de cien casos de despojo a mujeres, siendo principalmente los agresores: el esposo, el suegro, los hermanos, o las autoridades de la comunidad. En todos estas denuncias el despojo se encuentra acompañado de violencia física, incluso con características de violencia feminicida, de la cual también son complices las instituciones del Estado que tienen como encargo prevenirla y sancionarla, como lo sucedió recientemente con el Presidente Municipal de Amatenango del Valle y su esposa quienes en complicidad con la Procuradora de la Familia y Adopciones de ese lugar, la Licenciada Albali Viridiana Vázquez Ruiz, desaparecieron evidencias de los golpes que presentaba una de las mujeres que acudió a pedir su apoyo debido a la relación de parentesco entre el edil municipal y el agresor. Omisiones que se repitieron ante la Licenciada Claricarmen Chandoqui Montaño Fiscal del Ministerio Público que conoció en un primer momento del caso.

Estos hechos que no son aislados ponen en evidencia que:

A las mujeres no se nos reconoce el trabajo de cuidado y sostenimiento de la familia.

  • La certificación individual de la tierra en ejidos y comunidades deja a las mujeres y sus hijos en un estado de vulnerabilidad tal que facilita el despojo de la tierra por parte de sus esposos, suegros, otros familiares o autoridades, a pesar de trabajarla, cooperar o cuidarla cuando los esposos migran.
  • No se otorgan órdenes de protección en el momento necesario para salvaguardar la integridad de las mujeres y sus hijos e hijas. Y las que se otorgan no son eficaces.
  • Se coloca a las mujeres en situación de riesgo, al imponerles que sean ella mismas quienes entreguen el citatorio al agresor.
  • La conciliación en casos de violencia, tal y como se esta implementando en San Cristóbal de Las Casas, específicamente en la Unidad de Investigación Integral y Justicia Restaurativa son claras muestras de violencia al dejar de observar la normatividad nacional e internacional que protege los derechos de las mujeres.
  • No se reconoce la violencia emocional que viven las mujeres la cual tiene graves daños colaterales y se considera como violencia exclusivamente la física y visible.
  • No credibilidad de la violencia y su valoración bajo prejuicios machistas.
  • Agresiones a las defensoras de derechos humanos que acompañamos estos casos a través de amenazas, denuncias, hostigamiento, burlas y señalamientos prejuiciosos y sexistas.

ALTO A LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

PORQUE VIVOS SE LOS LLEVARON VIVOS LOS QUEREMOS.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s